Diumenge al matí

Avuí m’he despertat plorant.
Desfent el nus allotjat
des de fa una setmana
entre el pit i l’estómac.
Un nus d’ansietat i tensió,
de por i esperança.
Un nus trist.

Però m’abraces, ens abracem
i trobo pau.
Perquè de la mà lluitem
i plegats, tots, fem front
als monstres que ens miren
a través del foc de barricades,
que teniem encès a dins feia temps.

18-O

Lídia Boix

Arriba y abajo

Primero está la alegría decís,
y yo me pregunto,
dónde la veis?
Si yo no puedo ver
más que sombras en los espejos
y en las calles charcos,
cabezas cargadas de nubes,
cargadas de tormentas
con sus vestimentas negras
y sus ataúdes persiguiéndoles,
pisándoles los talones.

Y ellos corriendo
arriba y abajo
por llegar a tiempo al trabajo,
dejarse las fuerzas en él.

Y ellos corriendo
arriba y abajo
para sacarse un título,
para dejar de hacer siempre lo mismo,
para luchar por algo.

Y ellos corriendo para correrse
Entre descansos de correr
De arriba y abajo
Porque no queda tiempo
Con tanto correr.

Y ellos siguen corriendo.
Corriendo al colegio
a buscar a los niños
o a traerlos.

Corriendo también para llevarlos al mundo
porque se nos pasa el arroz
a ésta generación llena de sinfuturo
pero con la espalda repleta de pasado.

Responsabilidad de otros que recae hoy
cayéndonos los techos encima
por no poder pagar el alquiler.

Y el cielo cada vez más lejos

de éstas manos llenas de callos.
de éstas manos vacías de sueños.
de éstas manos llenas de facturas.
de éstas manos vacías de esperanzas.

Lídia Boix

La mejor opción

Alguna vez hemos sido libres?
El ser humano digo.

Quizás teníamos un destino escrito,
un plan para todo el conjunto
indescifrable para la razón
de un animal que se siente especial,
diferente al resto.
Sabemos que ya no lo somos.
Que solo es una ilusión,
como los sueños,
y la rutina es vida.

Pero antes del ahora

Quizás podíamos
comer cuando teníamos hambre.
Beber cuando teníamos sed.
Bailar cuando alguien cantaba.
Dormir si el cansancio pesaba.
Y nada de mentir.

Quizás podríamos
haber tomado elecciones diferentes
y tener ahora un presente natural.

Quizás lo natural es el destino.

Quizás no podíamos elegir
otra cosa que lo que elegimos.
Y si esta era la mejor opción,
el circo que nos hemos montado
(animales enjaulados malabareando
para otros animales enjaulados);
no me quiero imaginar como sería la peor.

Lídia Boix

De noches

Soy una persona de noches.

Podría levantarme temprano.
Rezarle a dios, que a quien madruga ayuda.
Soportar el peso del sueño.
Olvidar los sueños.
Trabajar y comer.
Trabajar y dormir.
Estrujarme el cerebro
para ser alguien
la mañana siguiente.

Pero no.
Mi materia gris ve a oscuras.
¿Por qué tengo que vivir con luz
si donde no hay penas hay penumbras?

Sólo soy persona de noches.

Podría levantarme temprano.
Comprarme un reloj.
Dejar de fumar.
Ir a correr.
Trabajar y comer.
Trabajar y dormir.
Estrujarme el cerebro
para ser alguien
la mañana siguiente.

Pero no.
Saldria a celebrarlo con luna
y entonces veríais mi luz
envuelta de negro y cerveza.

Volvería a caer en la rutina de fumar y beber.
Cantar, bailar y beber.
Hablar y beber.

Y me daría cuenta de que
mi materia gris ve a oscuras.
porque cuando no se ve nada
se enciende el interior
y ahí estoy yo.

Lídia Boix

L’origen

Vaig recordar l’origen de tot

amb la tendresa als ulls

de quan l’amor et mira,

es busca a ell dins de tu,

i al trobar-se

s’estira i desperta.

D’una forma tan simple,

amb la tendresa als ulls

amb la que tu em mires

em trobes

i em fas veure

a mi.

Lídia Boix

Héroes

Si existen los héroes
tienen nombre de mujer.

Son madre soltera
con dos hijos que mantener
y una lucha interna
contra el yo que inventó él.

Son árbol quemado
y animal explotado.

Son abuela maltratada.
Son hija violada.
Son amiga desaparecida.
Son vecina asesinada.

Son madrugada y madrugar
porque los héroes
nunca duermen.

Porque los héroes
viven luchando
contra el mundo que inventó él.

Si existen los héroes
se llaman Esperanza.

Lídia Boix

Ni tu ni yo

No quiero ser yo.
No quiero ser tu tampoco.
Quiero existir solo.
Sin objetos ni metas
Sin cometas ni globos.
Medrar mis ansias
Batir agobios.
Equilibrio sin constancia:
Mentir al odio.

No quiero ser yo

No quiero no ser yo

Y el auge de ego

sobreabunda.

Lídia Boix

Tati (2)

Com una aura, que encara que marxi es queda. La teva energia em recórre tot el cos, tocant el troç de tu que viu dins de mi, i em recordes què és viure.

Cada troç que ha quedat en alguna mà donada et fa eterna.

Lídia Boix

Confusa imagen de paz

Un palpito incendia los arboles.

Poco a poco se extiende el fuego. La corriente de aire se lo lleva a nuevas partes, como el polen de las flores, llenando de colores el suelo.

El mundo se incendia soplo a soplo, y de vez en cuando aviva fugaz, tocando el cielo con la nariz.

El humo difumina el tiempo, al tempo del latido y las pestañas se tornan piel.

Sensación de placer al mirarlo a los ojos, borrando el horizonte luego, desparrama el Sol y derrama su ternura.

Paisaje rojo pasión.

Lloran los volcanes de emoción, sacando todo lo de dentro.

Crece la llama.

Tu lo oyes.

Saltas al desastre conmigo.

La melodía pone tus labios a arder,

que me queman

y me calman

a la par.


Confusa imagen de paz que aligera el alma.

Lídia Boix

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora